Saltar al contenido

Púas

Las púas son ese elemento minúsculo que acabamos perdiendo siempre y que se utilizan como sustituto o ayuda a los dedos para tocar la guitarra y otros instrumentos de cuerda. Normalmente las púas tienen una forma triangular o con forma de gota y se suelen sujetar con los dedos indice y pulgar.

Actualmente en el mercado, existen una gran variedad de púas con diferentes características, y distintos tamaños, grosores, durezas y materiales usados en su construcción. Dependiendo de todos estos factores una púa puede darnos un mayor o menor ataque dependiendo de su dureza, estar orientada para ritmos solos, o incluso darle al instrumento un tono diferente dependiendo de los materiales de construcción.

¿Cómo saber cuál es la púa ideal para mi?

Es algo difícil decirlo así a la ligera sin probarlo. Dependiendo del estilo que toques, puedes escoger diferentes tipos de púas. La realidad es que cualquier cosa va bien, porque a lo largo de la historia de la música se ha experimentado con todo (desde una moneda, como Brian May, a usar la púa «al revés» como hacia Stevie Ray Vaughan). Si eres de los que te sudan manos existen unas púas antideslizantes (también llamadas Max Grip), que están fabricadas con una superficie preparada para que los dedos no te resbalen.

En lo que respecta a Grosores o Durezas existen tres grandes grupos:
– Las blandas que serían las de 0.4 milímetros de grosor o menos.
– Las medianas, que estarían entre 0.5  y 1 milímetros .
– Y las gruesas o duras a partir de 1 milímetro.

Una púa blanda nos dará un ataque más suave y un tono ligeramente más apagado. Pero en cambio, una púa más gruesa y dura, nos dará un ataque y un tono más violento o duro. Por este motivo las púas con cierto grosor son muy usadas en géneros musicales duros como el Heavy o el Metal, aparte de poder atacar mejor cuerdas de cierto grosor, ya que es muy normal el uso de calibres gruesos de cuerdas para tocar estos estilos.

GROSORES DE LAS PÚAS

Nosotros recomendamos a los principiantes usar púas de dureza media baja, para más adelante ir probando púas de mayor dureza, si las llegaras a necesitar. Como habéis visto en la imagen, las púas blandas están orientadas hacia la rítmica y el rasgueo, y las duras hacia los solos, estando las púas intermedias en una zona todo terreno.

Materiales

Las primeras púas comerciales se fabricaban con conchas de tortuga hasta que ese material fue prohibido y se cambió por el celuloide. Estas púas suelen ser las más económicas y las más extendidas. Son totalmente lisas y aportan una sonoridad muy clásica y vintage. Otro material muy utilizado es el Nylon debido a su flexibilidad y su bajo ruido en el momento de atacar las cuerdas.

En la actualidad, uno de los materiales plásticos mas utilizados y populares son el Tortex ( usado por Dunlop) y el Derlex (usado por la marca D’Andrea). Este material tiene un acabado y tacto aterciopelado muy agradable, aparte de buen agarre.

 

Tamaños

El Tamaño de Púa se elige al gusto de cada uno, pero para los principiantes es aconsejable no usar una púa demasiado pequeña, para disponer de un buen agarre y evitar en lo posible que se nos escape de entre los dedos.

TAMAÑOS DE LAS PÚAS

La forma y tamaño más popular es el de la púa 351, con un tamaña medio y la punta redondeada y la famosa Jazzsería algo más pequeña que la 351, y con la punta más afilada. La Teardroptiene la típica forma de lágrima y un tamaño muy reducido. En el tamaño de púas grandes tenemos la forma 346, (también tenemos la versión reducida Baby).  Y la más grande seria la 355, con casi 4 cm de envergadura. Este modelo es el que usa el señor Carlos Santana. También existen púas con luces y hasta púas con afinador integrado.

Incluso existen cortadores con forma de púa, para poder hacernos nuestras propias púas con láminas de plástico, tarjetas comerciales o de crédito, o de cualquier cosa que podamos meter en el cortador.

Como cojer la púa correctamente

Para acabar este artículo, vamos a explicarte como cojer la púa correctamente. La forma típica de cojer la púa es dejando la mitad libre y la otra mitad cubierta por los dedos índice y pulgar. La mano tiene que estar relajada pero a su vez la púa bien sujeta y la púa la cogeríamos más a la punta para sacar armónicos artificiales con facilidad. También podemos atacar la cuerda con toda la superficie de la púa, quedando totalmente paralela a la cuerda, obteniendo un aire jazzístico. O torcer un poco la púa para atacar la cuerda con el canto, dándonos un toque más rockero.

Esto también puede interesarte